web analytics
Trending
Cámara de Representantes da victoria a Trump con anulación de “Obamacare”

WASHINGTON.- La Cámara de Representantes dio una victoria política al presidente Donald Trump al aprobar este jueves una medida que anula “Obamacare”, aunque por estrecho margen y con un futuro incierto en el Senado, seis semanas después de que la habían dado por muerta.

Desde  la Rosaleda de la Casa Blanca, Trump, quien postergó por unas horas su viaje a Nueva York,  dijo que la lucha contra “Obamacare” ha unido al Partido Republicano, aunque “la marcha continúa”.

“Vamos a lograrlo”, afirmó Trump, en una ceremonia para celebrar el voto, aunque prematura según sus críticos.

La votación de 217-213 del “Acta de Cuidado de Salud Estadounidense” (AHCA, en inglés) fue precedida por un agrio debate que augura una batalla campal para otras prioridades de la Administración Trump, como la reforma tributaria y una multimillonaria inversión para la infraestructura.

Se trató del segundo intento de los republicanos de cumplir una promesa que arrastran desde 2010, cuando un Congreso también dividido aprobó “Obamacare”, la reforma de salud que es pieza clave del legado del ahora expresidente Barack Obama.

En marzo pasado, al no reunir los 216 votos necesarios para la medida -por la férrea oposición del grupo ultraconservador “Freedom Caucus”- fue el propio presidente de la Cámara Baja, el republicano Paul Ryan, quien avisó en persona a Trump que retiraría la medida del calendario de votación.

Trump no logró cumplir su promesa electoral de anular “Obamacare” en sus primeros 100 días en el poder –hoy es el día 105-, pero esta vez se involucró de forma más agresiva para persuadir a los escépticos, según la Casa Blanca.

Aún así, 20 republicanos votaron en contra de la medida, y uno no votó. En una demostración de unidad, 193 demócratas votaron en contra.

El debate en el pleno de la Cámara Baja estuvo marcado por amplias divisiones entre demócratas y republicanos, repitiendo sus conocidas posturas en torno a “Obamacare,  que ha dado cobertura a más de 20 millones de personas, incluyendo cuatro  millones de hispanos.

“Todos estamos respirando con alivio, porque estamos cumpliendo una promesa de campaña que hicimos, que el Senado hizo, que el presidente hizo”, dijo el legislador republicano por Nueva York, Chris Collins.

Mientras, cual escena de pleito en patio de recreo, varios republicanos comenzaron a provocar a los demócratas con una canción de burla diciendo “adiós” a Obamacare.

Trump postergó por unas horas su viaje a Nueva York para celebrar su victoria en una rueda de prensa en la Casa Blanca, adonde los legisladores republicanos fueron trasladados en autobuses.

Afuera, en las gradas del Capitolio, imágenes de televisión mostraban a activistas portando carteles y gritando consignas contra los republicanos, mientras abordan autobuses para ir a festejar a la Casa Blanca.

Edulcorantes y riesgos políticos

Para endulzar la medida, los republicanos incluyeron cláusulas que permiten a los estados reemplazar la cobertura obligatoria de condiciones médicas preexistentes con mecanismos para “población asegurable de alto riesgo”.

Pero la legislación sólo provee $8,000 millones en un plazo de cinco años para subsidiar las mensualidades de pacientes con serias enfermedades.

También incluye $130,000 millones para los gobiernos estatales, aunque sus detractores aseguran que ese monto es insuficiente.

La legislación elimina tanto las sanciones para quienes no compren seguro como el aumento de impuestos para las aseguradoras y para personas con altos salarios.

Además, permite que los gobiernos estatales impongan requisitos laborales para personas que reciben “Medicaid” y, en vez de ofrecer subsidios como hasta ahora, la medida otorga créditos tributarios para la compra de seguros.

También suspende fondos por un año para la organización de planificación familiar “Planned Parenthood”, una victoria para grupos anti-aborto.

La medida sí conserva la cobertura médica de hijos en planes familiares hasta los 26 años, una cláusula muy popular de “Obamacare”. Y los congresistas quedan exentos de esta ley.

Para los demócratas, y grupos progresistas afines, el trago amargo de hoy puede convertirse en un arma electoral en 2018, cuando los legisladores se tengan que presentar a la reelección.

Por ello, prometen concentrar sus energías en particular en los 23 distritos conservadores que votaron por la demócrata Hillary Clinton en noviembre de 2016.

Recientemente, la líder de la minoría demócrata en la Cámara Baja, Nancy Pelosi, advirtió de que los republicanos tendrían “caca en sus zapatos” si votaban por esta ley y, durante una rueda de prensa hoy, afirmó que quienes ahora se jactan de su triunfo lo pagarán en las urnas.

“Obamacare”, aunque imperfecta, ha ganado popularidad a través de los años, según las encuestas, y los demócratas acusaron a la Administración Trump de provocar incertidumbre para generar el colapso de la ley, en vez de corregirla.

El legislador demócrata por California, Tony Cárdenas, afirmó que la lucha no acaba acá y que ningún republicano quedará impune con este “acto desmesurado”.

Cristóbal J. Alex, presidente de “Latino Victory Fund”, dijo en un comunicado que “Trumpcare” prácticamente eliminará la cobertura para personas con condiciones médicas preexistentes, eliminará ciertos beneficios –como cuidado prenatal, de salud mental y de recetas médicas- y aumentará los costos.

Gracias a “Obamacare”, la tasa de personas sin seguro médico entre los latinos  bajó drásticamente, y “cada republicano que votó por este proyecto de ley tendrá que defenderlo para su reelección, y vamos a asegurarnos de que sus votantes recuerden este voto”, prometió Alex.

El voto fue apresurado por los republicanos, pese a que la medida no tuvo un nuevo análisis de la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO, en inglés), que en marzo advirtió de que 24 millones de personas perderían cobertura.

Aún si el Senado la aprueba, algo que no está garantizado, lo más probable es que ésta sufra cambios para acomodar a la oposición demócrata, cuyo apoyo será clave para que la medida no quede sepultada.

La legislación también afronta la oposición de grupos hispanos, de defensores de los inmigrantes, de los ancianos y jubilados, como la “AARP”, asociaciones médicas y de hospitales.

 

Fuente: La Opinion

Te puede interesar...

Mexicanos brillan en festival de Cannes

Donald Trump le dice al papa: “No olvidaré lo que dijo”

ISIS se atribuye el ataque en Manchester

Rapero Drake marca récord al ganar 13 premios Billboard