web analytics
NOTICIAS LOCALES
El FBI fue advertido de que el sospechoso iba a disparar en Florida

El mensaje del extraño en YouTube no podría haber sido más claro.

"Voy a ser un tirador escolar profesional", escribió una persona que se identificó a sí mismo como Nikolas Cruz en un comentario debajo del video de otro usuario en septiembre. La declaración fue tan alarmante, tan inquietante, que la persona que colocó el video, Ben Bennight, que vive en Alabama, hizo lo que se supone que deben hacer los estadounidenses: llamó al Buró Federal de Investigaciones para advertirles. Pero luego de una breve investigación, el FBI cerró el caso, aparentemente sin identificar a la persona que hizo el comentario. Una equivocación de proporciones desgarradoras. El miércoles por la tarde, un joven de 19 años de edad del sur de Florida, llamado Nikolas Cruz, ingresó a una escuela secundaria donde lo expulsaron por problemas disciplinarios. Luego abrió fuego con un rifle AR-15 y mató a 17 personas, dijeron las autoridades. Cruz escapó mezclándose con la multitud de estudiantes que huían. Se detuvo en un Subway y McDonald's y pidió un refresco. No mucho después, un oficial de policía de Coral Springs lo vio caminando por la acera, solo. Llevaba la misma camisa marrón y pantalones negros que el pistolero de la escuela secundaria llevaba. En unos momentos, Cruz fue arrestado sin resistirse. La realidad es que Cruz siempre fue un problema. Atormentaba a sus vecinos. Posó con armas en Instagram. Fue tan problemático en la escuela que fue expulsado, y cuando regresó el miércoles, un monitor de la escuela lo reconoció y envió una advertencia por radio. Ahora, otra comunidad afligida -y una nación sacudida por otro deba sobre cómo evitar tiroteos masivos- debe tener en cuenta cómo un joven que se había convertido en una oscura sombra entre compañeros, fue interceptado solo después de haber cometido un asesinato masivo. "Todos lo llamaban 'el tirador de la escuela'", dijo Rachelle Jean, de 16 años, estudiante de undécimo grado en Marjory Stoneman Douglas High School en Parkland, donde ocurrió el tiroteo. "Fue como si todos supieran que lo iba a hacer".   Cruz, un niño adoptado, creció en la comunidad  de Parkland y vivía en una calle tranquila de casas de lujo con jardines exuberantes y bien cuidados a la sombra de cocoteros y palmeras. Pálido y delgado, Cruz causó alarma entre los vecinos poco después de mudarse. Un vecino se quejó de que mordió la oreja de su hijo, dijo Shelby Speno, una camarógrafa de 48 años que vive dos casas más abajo de la casa de la familia. Cuando Cruz era un poco menor, un vecino lo acusó de robar un cheque de un buzón. En la escuela secundaria, dijo, arrojó huevos al automóvil de su marido. Otros vecinos se quejaron de que Cruz mataba ardillas, metía palos en los agujeros de los conejos y peleaba con otros niños. Un día, dijo Speno, lo acuso ante la policía después de que su hija lo vio disparándole a las gallinas de los vecinos con una pistola de aire comprimido. Arriba y abajo de la calle, los vecinos dijeron que llamaron a la policía a la casa de Cruz docenas de veces. A tres puertas del hogar de Cruz, Malcolm Roxburgh, de 82 años, agente retirado de Carnival Cruises, dijo que Cruz llevó a su perro al otro lado de la calle para atacar a los cerdos de sus vecinos. Hace unos cinco años, la hija de Roxburgh, Rhonda, de 45 años, se enfrentó a Cruz después de golpear su mochila en la puerta trasera de su automóvil cuando se detuvo al final de la calle, cerca de la parada del autobús escolar. El trató de verla a los ojos, pero ella lo evitó, cuando sus miradas se encontraron, dice, sintió miedo. "Ese niño tenía una mirada extremadamente fría", dijo. "Fue como hablar con una pared. No había nada allí. Simplemente no había ninguna expresión de sentimientos". Gradualmente, con el tiempo, Roxburgh notó que Cruz se sentaba en la acera solo mientras esperaba el autobús escolar, lejos de los otros niños del vecindario. "Podías  ver que estaba aislado", dijo. "Nadie quería estar cerca de él". Roxburgh, que ahora vive en Carolina del Norte, estaba tan preocupada por Cruz que instó a sus padres a vender su casa y abandonar el vecindario. "Sabía que algo iba a suceder", dijo. "Ese joven era extremadamente desafiante. Simplemente buscaba problemas constantemente. Uno podía sentir que iba a lastimar a alguien". Cuando la familia Cruz finalmente se mudó, vendiendo su casa de cinco dormitorios y tres baños en enero de 2017 por $ 575,000, muchos vecinos se sintieron aliviados. "¡Gracias al cielo!" dijo Malcolm Roxburgh. "Todos estábamos muy contentos".   "Odio decir: 'Me alegra que se hayan ido'", dijo Speno. "Traté de ser amistoso. Sabes, tratas de saludar, pero él simplemente te miraba fijamente. Era aterrador". Después de que Lynda Cruz muriera el 1 de noviembre, Nikolas y su hermano se quedaron con amigos de la familia en Lake Worth, en el condado de Palm Beach. Infeliz en esa casa, Cruz le pidió a un antiguo compañero de clase si podía mudarse con él y su familia. Había vivido con ellos en el noroeste del condado de Broward, a unos cinco kilómetros de la escuela, desde Acción de Gracias. "Estaba un poco deprimido porque su madre acababa de morir, pero parecía estar saliendo de eso y mejorando", dijo Jim Lewis, un abogado que representa a la familia. Cruz había conseguido un trabajo en una tienda de Dollar Tree, e iba a la escuela en un centro de educación para adultos para obtener su GED, dijo Lewis. Hunter Vukelich, de 24 años, ex subdirector de la tienda Dollar Tree, dijo que Cruz era confiable, que siempre se presentaba en el horario que le correspondía, aunque tímido e introvertido: "Un poco apagado". "Se notaba que estaba pasando algo en su vida personal", dijo Vukelich. "Pero él no estaba amenazando a nadie en absoluto".
Brian Oakes, de 40 años, dueño de un estudio de baile cerca del Dollar Tree y que suele ir a buscar bebidas energéticas y agua a la tienda, dijo que Cruz parecía algo normal. "Parecía murmurar cosas por lo bajo", dijo Oakes. "La primera vez que lo conocí me pregunté si estaría enfermo". En línea, Cruz parecía adoptar una vida mucho más oscura. Hace nueve meses, un usuario de YouTube con el sobrenombre de "nikolas cruz" publicó un comentario en un documental de Discovery UK sobre el pistolero en el tiroteo de 1966 de la Universidad de Texas que decía: "Voy a hacer lo que él hizo". En una cuenta de Instagram bajo el nombre de Cruz se le veía posar con pistolas y máscaras. En una publicación, Cruz escribió insultos anti musulmanes y aparentemente se burló de la frase árabe "Allahu akbar", lo que significa que Dios es grande. Otros estudiantes que conocían a Cruz estaban preocupados por su fijación p[or las armas . "Posaba con pistolas de juguete, con pistolas reales", dijo Rachelle Jean. "Tenía un arsenal en su habitación". Los investigadores dijeron que Cruz legalmente compró el rifle semiautomático AR-15 utilizado en el ataque hace casi un año en Florida después de cumplir 18 años. Al parecer, trajo el arma cuando llegó en un Uber a su antigua escuela. Armado con granadas de humo y una máscara de gas abrió fuego poco antes de que terminaran las clases del día. Una vez que se escapó a pie, compró un refresco en un Subway, y luego se escondió un rato en un McDonald's, dijeron las autoridades. Fue capturado 40 minutos después de salir del restaurante de comida rápida y trasladado a un hospital después de mostrar "dificultad para respirar". Cuando apareció el jueves en la corte a través de un video para su presentación inicial en la corte, vistió un traje naranja de cárcel. La abogada nombrada por la corte de Cruz, Melissa McNeil, dijo que parecía estar "completamente al tanto de lo que estaba sucediendo". Pero ella dijo que tenía antecedentes problemáticos y poco apoyo personal antes del ataque. Parecía estar arrepentido por lo que parecía haberse propuesto hacer meses atrás: convertirse en un tirador de la escuela. Él está "triste, arrepentido", dijo McNeil. "Es solo un ser humano con muchos problemas".  
Fuente: Hoy

Te puede interesar...

Cambios en el tren de alta velocidad entre sur de California y Las Vegas

Controlado el incendio más grande de la historia de California

“Sesame Street” niega que Bert y Ernie sean homosexuales

Temen desbordamientos de ríos por lluvias de Florence

Comentarios