web analytics
BLOG: El Compa Juan
Con la cabeza en alto

Una de las anécdotas de mi niñez que más recuerdo es cuando me rompí la cabeza. Tenía como 9 años. No es una buena anécdota, tampoco jajaja. Yo estaba en la casa de mi abuelita con toda la familia reunidos y de repente se le ocurre a mi hermana mayor en  mandarme a la tienda a comprarle unos chicles, yo iba caminando todo feliz contando las monedas y diciendo en mi mente de seguro me va a sobrar dinero y pues me va a dar el cambio, así iba una y otra vez contando las monedas con la cabeza agachada por todo el camino, pero de lo que no me doy cuenta era que estaba abierta la puerta del garaje de la tienda de Cristina, era de esas puertas que tienen como una pestaña de fierro, mientras caminaba que me estampo en la pestaña de la puerta y pues las monedas fueron a dar por toda la calle esparcidas yo me levante todo triste a juntarlas porque en la frutería de enfrente estaban mis primos y un hermano riéndose del trancazo que me había dado, bueno junte las monedas y de repente que veo una gota de sangre caer al piso que me agarro la frente y que veo la sangre , que no empiezo a llorar como loco jajajaja, hasta el día de hoy es tema conversación en reuniones y  de risa entre mis primos y hermanos por el trancazo. Trancazo que me di en la puerta de la tienda de Cristina, también recuerdo cuando me llevaron al hospital y el doctor me dio una paleta para que no llorara y así pudiera darme las puntadas en la cabeza y yo feliz con mi paleta jajaja. Lo único que aprendí de esta anécdota es de nunca ir con la cabeza agachada mientras vas caminando jajaja.

 

No te puedes perder...

10 CONSEJOS DE FACEBOOK PARA DETECTAR NOTICIAS FALSAS

EL COLOR DE CABELLO REVELA CÓMO ERES EN EL SEXO

1 De cada 10 mujeres espía a su pareja, truchas…

5 Alimentos que debes evitar

Comentarios