web analytics
BLOG: El Pinolillo
Una vida más saludable

Si estás por comenzar a entrenar o te has iniciado recientemente, sabrás que los monitores no siempre pueden acompañarnos en cada momento y por ello, empezar el gimnasio puede ser costoso, difícil y hasta incómodo. Para que esto no suceda, os dejamos algunos consejos para sobrevivir a los primeros días de gimnasio.

 

Consideraciones básicas al comenzar el gimnasio

 

Es frecuente que al arribar al gimnasio nuestro primer día nos interroguen acerca de qué buscamos, cuál es nuestro objetivo o qué queremos lograr con el entrenamiento. Pues en función del objetivo se realizará la actividad y mediremos nuestros progresos.

Entonces, al iniciarte en el gimnasio es importante tener un objetivo y encaminar en función de éste nuestro trabajo. Así, si buscamos ganar peso o masa muscular entrenaremos para hipertrofiar, si buscamos perder peso encaminaremos el trabajo hacia la quema de grasas mientras que si queremos estar en forma o relajarnos, diferentes actividades pueden ser de ayuda en función de nuestros gustos y preferencias.

 

 

Por otro lado, es importante que al comenzar en el gimnasio contemos con un profesional que nos ayude a diseñar nuestro plan de acción, es decir, nuestro entrenamiento.

 

Y para enfrentar el trabajo exitosamente sin morir en el intento y así, sobrevivir a los primeros días de gimnasio que suelen ser los más duros y complejos, es fundamental atender a las siguientes recomendaciones.

 

Consejos para los primeros días de gimnasio

 

Para que puedas sobrellevar los primeros días en el gimnasio de buena forma y continuar entrenando de manera eficiente, te dejamos algunos consejos útiles:

 

Concentrarnos en la técnica de cada movimiento, es decir, en cómo realizar correctamente cada ejercicio, pues un trabajo mal realizado no va a producir resultados y lo peor, puede ser la causa de lesiones.

Ha garra un peso razonable, con la finalidad de no condicionar la técnica que tanto debemos cuidar como hemos dicho antes. Además, si el peso es excesivo no podremos soportar muchas repeticiones y las agujetas al día siguiente nos alejarán del gimnasio.

No abusar del tiempo, es decir, no excedernos con la dosis de trabajo, pues el cuerpo está iniciando una nueva actividad y los excesos sólo acabarán alejándonos de la misma. Es decir, el primer día, no es recomendable quedarnos dos horas en el gimnasio ni correr una hora en la cinta, sino que lo mejor es ir con calma, aprendiendo la respuesta de nuestro cuerpo al entrenamiento.

Evitar las clases colectivas los primeros días de gimnasio, pues en ellas es más complejo aprender a trabajar correctamente, y en los inicios, siempre es conveniente dedicar tiempo a conocer las técnicas de diferentes ejercicios y mejorar la forma física para después sí, adentrarnos a un trabajo en clases colectivas como pueden ser aerobox, body- pump, TRX, u otras.

 

Cuida tu vestimenta y no asistas al gimnasio con jeans o calzado no deportivo, sino más bien, busca opciones frescas que te permitan eliminar el sudor y no acumular humedad. Para ello, un buen par de zapatillas es fundamental, nunca asistas al gimnasio con chanclas o zapatos.

Ten en cuenta un equipamiento básico para cargar en tu bolso de gimnasio, como puede ser una toalla para secar el sudor, un bidón de agua para mantener la hidratación y rendir más, así como puede ser un reproductor de música, reloj o cronómetro, guantes, entre otros objetos que creas usarás durante el entrenamiento.

No olvides el calentamiento que te permitirán trabajar mejor y más lejos de las lesiones que sin una buena entrada en calor antes de comenzar con el trabajo duro.

Recuerda estirar siempre al finalizar el entrenamiento para promover la circulación sanguínea, la flexibilidad, evitar agujetas al día siguiente y lesiones mayores con el paso del tiempo.

Vigila tu dieta antes de ir al gimnasio, y no asistas en ayunas ni con el estómago lleno, sino que lo mejor es haber comido en el plazo de la hora a dos horas antes de comenzar a entrenar.

Con estos consejos podrás sobrevivir a los primeros días del gimnasio sin sentirte tan incómodo, desorientado ni ajeno al resto de las personas que convivirán contigo mientras entrenas y aprendes a moverte adecuadamente.

 

Recuerda que los primeros días del gimnasio pueden ser decisivos respecto a la continuidad de tu trabajo, por ello, invierte en ellos, dedícales paciencia y a largo plazo no te arrepentirás de los resultados.

No te puedes perder...

5 consejos para dormir más rápido según los científicos

Los beneficios de la Aloe vera

Mi miedo más grande

Mi comida preferidia

Comentarios