web analytics
NOTICIAS LOCALES
Acusan a la Policía de El Monte de brutalidad policial

La familia de Raúl Sepúlveda, quien padece de esquizofrenia y alega fue víctima de brutalidad policial, entabló ayer una queja formal en contra de la ciudad de El Monte, el Departamento de Policía de esa jurisdicción y varios agentes de la corporación. En la queja entregada al secretario municipal de dicha ciudad por el abogado James Segall-Gutiérrez, la familia Sepúlveda exige 10 millones de dólares en compensación por los supuestos daños físicos y emocionales causados por la policía al joven de 21 años de edad durante un encuentro el pasado 26 de diciembre. “También exigimos que se cubran los gastos médicos, y daños punitivos cometidos por la policía al joven Raúl, quien terminó en estado de coma por la golpiza recibida y quien gracias a Dios ya despertó. Exigimos respuestas y justicia”, comentó Segall-Gutiérrez durante una conferencia de prensa previa a la entrega de la queja formal.

El caso

Según Cristina Barrera, de 41 años y madre de Sepúlveda, su hijo fue diagnosticado con esquizofrenia desde muy joven y desde los 16 años de edad ha tenido encuentros con las autoridades que no siempre resultaron pacíficos. Barrera asegura que en septiembre su hijo fue físicamente restringido y eventualmente trasladado a un hospital psiquiátrico como lo marca la ley. En dicha ocasión, Sepúlveda resultó ileso pese a que la policía utilizó una pistola eléctrica para restringirlo. Sin embargo, el encuentro que el joven tuvo con la policía el pasado 26 de diciembre, lo dejó en estado de coma y con varias heridas en la cabeza, agregó Barrera.
“El salió a caminar un día después de Navidad y no supimos nada hasta que la policía nos avisó que estaba en el hospital. Cuando lo vimos no podía creer lo que estaba viendo, mi hijo estaba entubado y en coma”, dijo Barrera. “Preguntamos por qué y se nos dijo que se resistió a ser arrestado pero no nos dieron más informes. Exigimos justicia, exigimos que la policía aprenda a cómo tratar a personas con problemas mentales”.
El joven latino sigue en un hospital, aunque ya recupero el sentido. (Alejandro Cano, Especial para La Opinion)
El joven latino sigue en un hospital, aunque ya recupero el sentido. (Alejandro Cano, Especial para La Opinion)
  El código 5150 del Código de Bienestar e Instituciones de California establece que un policía o personal médico puede detener involuntariamente a una persona cuando se cree que puede ser un peligro para otros o para sí mismo por un periodo de hasta 72 horas, en el cual recibirá una evaluación y posible intervención.
La familia de Sepúlveda argumenta que la Policía ha respetado el código en varia ocasiones, pero en la última interacción los agentes abusaron de su poder. “Mi hermano no es violento, además ya lo conocen. Saben quién es y saben que problema padece. No entiendo por qué tuvieron que golpearlo hasta casi matarlo”, dijo Christy García, hermana de Sepúlveda.

La Policía responde

En un comunicado, el Departamento de Policía de El Monte señaló que el pasado 26 de diciembre alrededor de las 3:31 p.m., varios agentes respondieron a un llamado de emergencia en los alrededores de las calles Peck y Mountain View en referencia a un sujeto caminando en medio de la calle y cometiendo actos obscenos. Según las autoridades, Sepúlveda expuso sus partes privadas y en un momento comenzó a masturbarse, acto que fue corroborado por testigos oculares. Al contactar al individuo, los agentes se percataron que estaba bajo la posible influencia de algún tipo de droga, lo que posiblemente alteró su estado mental, añadieron las autoridades.
El joven padece de problemas mentales y las autoridades ya lo conocen, dice la familia. (Alejandro Cano, Especial para La Opinion)
El joven padece de problemas mentales y las autoridades ya lo conocen, dice la familia. (Alejandro Cano, Especial para La Opinion)
“Por esta razón, los agentes formaron una opinión de que el sujeto era un peligro para él y para otras personas por lo que debía ser transportado a un centro de salud mental para su pronta evaluación”, indicó el comunicado. “Cuando los agentes intentaron detenerlo, este tomó una postura de combate dando a entender que quería pelear”. Sepúlveda se resistió a ser detenido e incluso golpeó a varios policías, señalaron las autoridades. Sin explicar cómo y cuándo, Sepúlveda recibió las heridas que lo dejaron en estado de coma por tres días. Las autoridades añadieron que enviarán el caso al Fiscal del Distrito para su consideración.  
Sepúlveda no fue arrestado durante el incidente. La queja incluye acusaciones de violaciones a los derechos civiles de Sepúlveda, de origen mexicano y quien según la familia se recupera lentamente en el hospital Kaiser, en Baldwin Park. La queja acusa a la policía de negligencia, provocación intencional de angustia emocional, violación a la Ley Bane, violación al código gubernamental 845.6, asalto, agresión con lesión y pérdida de consorcio. La familia además exige transparencia para resolver el caso y, de ser necesario, exige castigar a los culpables de la brutalidad policial. “Estos actos deben parar, ya basta de tanto abuso. Ya basta”, concluyó Barrera.   Fuente: La Opinion

Te puede interesar...

Padre enfrenta cargos de abuso infantil tras conducir ebrio con sus hijos

Juez ordena Trump reactivar DACA y aceptar nuevos “soñadores”

Buscan víctimas de sujeto que se hizo pasar por abogado de inmigración

La Banda MS confía en sus fuerzas ante rivales reguetoneros en los Billboard

Comentarios