web analytics
NOTICIAS LOCALES
Agricultores de California entre la preocupación y el optimismo con Trump

El agricultor del Valle de San Joaquín, Joe. L. del Bosque le preocupa que Donald Trump cumpla su promesa de campaña de emprender deportaciones masivas. “Estamos preocupados porque los trabajadores lo están. Así nos lo han hecho saber. Pero tenemos esperanza de que al escucharnos, el presidente Trump cambie”, dice Del Bosque, hijo de trabajadores migrantes pero quien desde hace 31 años se dedica a la siembra de melón, espárrago, almendra y cereza. “Los inmigrantes hacen el trabajo del campo que nadie quiere hacer, y cada vez batallamos más para conseguir mano de obra. Tenemos varios años en una crisis porque no hay suficiente gente para trabajar. Los hijos de los inmigrantes ya no quieren ser trabajadores agrícolas como sus padres. Quieren ir a la Universidad. Así que estamos muy apenas. De hecho, tenemos miedo porque ya no entra gente de México como antes. También cada vez hay menos campesinos que viajan de una cosecha a otra, de un estado a otro”, dice Del Bosque vía telefónica a La Opinión.

locales_305069953_ep_-1_12
Los trabajadores del campo en California están preocupados ante una posible campaña de deportación por parte de Donald Trump cuando sea presidente (Foto: Aurelia Ventura/La Opinión)
De los cultivos que siembra, Del Bosque dice que salvo la almendra que se colecta con máquinas, el resto ocupa la mano del campesino. “Cuando cosechamos el melón, siempre nos falta gente. Entre los vecinos siempre nos preguntamos, si tienen gente de sobra”, externa. Por eso confía en que Trump los entienda y no cumpla con sus promesas de campaña. “Ya hubo un acercamiento con él para hablar del tema del agua, y se mostró muy receptivo. Entendió el problema. Esperamos que cuando le hablemos de los problemas que tenemos para conseguir mano de obra para el campo, nos comprenda y desista de emprender cualquier campaña de deportación”, sostiene. Por el contrario, dice que se necesita un programa de trabajadores huéspedes que funcione. “Sí lo hay, pero es muy difícil conseguir trabajadores a través de ese programa”, expone.
El presidente Barack Obama (2-i) camina con el gobernador de California, Jerry Brown (i) y Joe y María Del Bosque (d) de la granja Empresas Del Bosque en Los Banos, California.
Joe y María Del Bosque (dcha.) de la granja Empresas Del Bosque en Los Banos durante una visita del presidente Barack Obama y el gobernador de California Jerry Brown (Foto: Archivo/La Opinión)
Según estimaciones del Sindicato de Trabajadores del Campo Unidos (UFW), más del 90% de los trabajadores del campo son indocumentados en California. Tom Nassif, presidente de la poderosa organización Western Growers quien durante la campaña de Donald Trump tuvo la oportunidad de ser parte de su equipo de asesores en agricultura, comenta que en base a sus interacciones con el ahora presidente electo y sus consejeros, tiene confianza de que estará atento a las necesidades únicas de la agricultura como la crisis de la mano de obra.
“El presidente electo entiende que somos diferentes de otras industrias, y estoy convencido que la nueva administración trabajará para promulgar políticas que aseguren la viabilidad de la producción de alimentos sin menoscabar la determinación de asegurar la frontera y remover del país a los inmigrantes indocumentados que tengan un récord criminal”, sostiene. Y agrega que mantiene el mismo optimismo en el tema del comercio internacional. “Los agricultores de Estados Unidos nos beneficiamos grandemente del comercio internacional, y creemos que el presidente electo Trump buscará mejorar nuestros tratados de comercio, no sabotearlos”, indica. Del Bosque dice que hay mucho temor de los trabajadores del campo de ser deportados y separados sus hijos ya que en el pasado, ha habido redadas en el campo. En California, cualquier operativo para deportar campesinos tendría un efecto desastroso en el campo. El estado dorado produce casi la mitad de las frutas, vegetales y nueces de país, con un valor por 47,000 millones de dólares anuales. Se calcula que en el país hay alrededor de 11 millones de inmigrantes indocumentados. Luego de ganar la presidencia, Trump suavizó sus posturas de campaña, y dijo que solo deportaría a 3 millones de inmigrantes con antecedentes criminales, una política parecida a la emprendida por el actual presidente Obama quien ha deportado una cifra similar. Angel Calderón, coordinador del programa de vivienda para trabajadores inmigrantes del condado de Napa dice que “la preocupación no va más allá de la incertidumbre que todos tenemos con un nuevo presidente que le dio cuerdita a los antiamericanos y antiafroamericanos”. Comenta que la mayoría de los campesinos están a la espera. “También en esta área ya tenemos pocos trabajadores indocumentados. Muchos de los nuevos trabajadores están llegando de México con visa y vienen en mejores condiciones a trabajar de febrero a noviembre. Así que esos andan muy tranquilos. Los indocumentados saben que en cualquier momento, pueden salir si les cae la migra pero no quieren adelantar vísperas”, observa. Fuente: La Opinion

Te puede interesar...

Hieren a recién nacido en choque contra patrulla de policía

Pena capital para hispano por la muerte de Gabriel Fernández: Jurado

Asaltantes disparan en la cabeza a empleado de tienda de donas

Muere a los 65 años Ed Lee, alcalde de San Francisco

Comentarios