web analytics
NOTICIAS LOCALES
Asambleísta hispana dice que también a ella la han acosado

Cristina García, la asambleísta demócrata de Bell Gardens, dice que llevaba dos semanas en el cargo cuando un cabildero la tocó inapropiadamente en Sacramento. “Me agarró las pompis. Se lo conté a un senador y me dijo que lo dejara así porque ese cabildero tenía mucho poder. Si yo lo denunciaba, el cabildero y sus amigos iban a pelear contra mi, a decir que no era cierto. Me fui decepcionada”, relata García. En ese momento, en 2012 García era una asambleísta novata, sin experiencia en el Capitolio Estatal. “No sabía en quién confiar. Los abusadores toman ventaja de eso”, comenta. Esa cultura de acoso sexual que se da en la legislatura estatal en Sacramento y que permaneció a ocultas, solo a nivel de comentarios de pasillo, explotó hace una semanas cuando Elise Flynn Gyore, una empleada de alto nivel en el Capitolio Estatal, denunció que el asambleísta demócrata ,de Pacoima, Raúl Bocanegra, la tocó inapropiadamente en 2009 cuando éste era jefe de la oficina del entonces asambleísta Felipe Fuentes. “No me sorprende esa denuncia porque también me ha pasado a mi. Es tiempo de cambiar esa cultura”, dice Garcia, quien luego de esa revelación escribió en su cuenta de Twitter que no trabajaría con Bocanegra.

Nadie imaginó lo que iba a pasar cuando se hizo público que el asambleísta Raúl Bocanegra acosó a una empleada del Capitolio Estatal en 2009 cuando era jefe de oficina del entonces asambleísta Felipe Fuentes. Su caso hizo que decenas de mujeres salieran a la calle a denunciar la cultura de acoso sexual que existe en la legislatura estatal. (Foto: California State Assembly)
Y esto es constante, hace unas semanas dice que un senador, cuyo nombre no reveló, también la acosó. “Como legisladoras nos quedamos calladas porque nos da miedo que nos castiguen con los votos para nuestros proyectos de ley. Sabemos que van a decir que fue tu culpa o que te van a preguntar qué traías puesto”, expone. Pero Garcia, como legisladora y presidenta de la bancada de mujeres en la legislatura estatal, ha comenzado a trabajar para acabar con la cultura de acoso sexual en el Capitolio Estatal.
“A principios de año vamos a introducir un grupo de leyes para prevenir que esta cultura del acoso sexual siga pasando en Sacramento”, detalló. Pero además de eso, adelanta que quieren crear un proceso independiente que una a la Asamblea y el Senado, republicanos y demócratas, para permitir que cuando haya una denuncia de acoso y abuso sexual, se garantice una investigación imparcial y que haya consecuencias.

El caso Bocanegra

Con relación al caso de Bocanegra, sostiene que él debe preguntarse si el pueblo que lo eligió aún le tiene confianza y si quiere que siga como su representante en la Asamblea de California. “Son sus representados los que tienen que decidir”, remarca. La semana pasada, un grupo de residentes del Distrito 39 que representa Bocanegra – que cubre Sun Valley, Pacoima, San Fernando y Sylmar en el noreste del Valle de San Fernando – realizaron una protesta frnete a la oficina del legislador donde le pidieron que renuncie. La Opinión pidió un comentario a Bocanegra sobre dicha petición, pero no hubo respuesta. Eso sí, días antes, reconoció el hecho y dijo estar muy arrepentido. García enfatiza que ella, como asambleísta, tomó la decisión de no poner más el nombre de Bocanegra en sus proyectos de ley ni apoyarlo electoralmente con dinero. “Normalmente, entre los demócratas nos apoyamos mandándonos cheques unos a los otros a la hora de hacer campaña, pero no lo voy a hacer más, ni le voy a pedir favores tales como que me apoye con su voto en mis legislaciones”, dice. Agrega que al tomar esa decisión sabe que está rompiendo con su partido (demócrata) y que le traerá como consecuencia que Bocanegra y sus amigos no le den sus votos a sus iniciativas de ley.  “Tal vez algunos proyectos de ley tendrán que esperar y quedarse estancados por un tiempo. Pero con esto quiero mandar un mensaje de que no voy a tolerar la cultura de acoso y abuso sexual en Sacramento“, recalca. “Es un ambiente muy pesado, grave. Las mujeres en la legislatura estatal representamos el 20% del total y nos enfrentamos a nuestros compañeros que tienen mucho poder. Les estamos pidiendo a los legisladores que son testigos del acoso, que no lo toleren y dejen de hacer como si nada pasara”.

Se destapa la cloaca

A raíz del caso Bocanegra, decenas de legisladoras y empleadas del Capitolio, entre ellas Cristina García, firmaron una carta pública en la que revelan que cada una de ellas ha padecido, sido testigo o trabajado con mujeres que han experimentado alguna forma de “comportamiento deshumanizante de parte de los hombres de poder en sus lugares de trabajo”. Denunciaron que han sido manoseadas y tocadas sin su consentimiento, y que han sido objeto de comentarios fuera de lugar acerca de sus cuerpos y habilidades, no se diga insultos disfrazados de bromas. “A cambio de nuestro silencio, nos han hecho promesas de trabajo o nos han amenazado”, sostuvieron. “¿Por qué no nos defendemos? Mucha veces por miedo. Algunas ocasiones por vergüenza. Con frecuencia estos hombres tienen en sus manos nuestro futuro profesional. No queremos poner en riesgo nuestro futuro o que nos llamen locas, conflictivas; o peor, que nadie nos vaya a creer o nos pongan en la lista negra”, señalan. La Opinión pidió un comentario sobre el caso Bocanegra a las concejales de la ciudad de Los Ángeles, Nury Martínez y Mónica Rodríguez, quienes han sido aliadas electorales de Bocanegra pero no estuvieron disponibles.

El liderazgo demócrata

Entre los pocos legisladores varones que han salido en defensa de las mujeres acosadas en el Capitolio Estatal esta el president del Senado, Kevin de León. En un comunicado, dijo que lo primero que ha hecho es contratar a una firma independiente para investigar las alarmantes acusaciones de violencia y asalto sexual que han sido reportados por mujeres que trabajan en la agencia gubernamental ante los medios de comunicación. “Segundo, el Senado ha retenido una firma de consultoría independiente para evaluar las políticas y prácticas, y proporcionar recomendaciones de cómo prevenir el acoso sexual en nuestro lugar de trabajo y mejorar nuestra respuestas cuando se reporten violaciones al código de conducta del Senado”, señaló. Una tercera medida que tomará será fortalecer el entrenamiento para los líderes para asegurar que el Capitolio sea un medio ambiente de trabajo respectable.   Fuente; La Opinion

Te puede interesar...

Auguran tráfico muy pesado por los días feriados

Familias de bajos recursos reciben pavos

Cuidado con los juguetes que le comprarás a tus hijos

Nuevas licencias y tarjetas de identificación para californianos

Comentarios