web analytics
NOTICIAS LOCALES
Encuentran el secreto para que los estudiantes…

La mayor preocupación de Petra Córdova es que su hija, de 11 años de edad, olvide en el verano la educación que recibió en la escuela durante el año escolar. Para prevenir que esto suceda, la madre de familia lleva a su hija a “un campamento”, donde la pequeña Abigail continúa aprendiendo y al mismo tiempo se divierte. Esta es la aventura anual de miles de niños y niñas en California y cientos de ellos son parte de las actividades en Whittier City School District, dentro del Whittier Jump Start Summer Programa (WJSP). Este proyecto, que ya lleva ocho años, sirve a nueve escuelas primarias y una secundaria que integran un total de 720 estudiantes participantes. El programa funciona durante cuatro semanas, desde el lunes hasta el jueves, explicó Becky Shulz, directora de expansión de aprendizaje de Whittier City School District. El campamento de verano, que se lleva a cabo en las escuelas locales del distrito, ofrece todo una variedad de clases como matemáticas, cocina, baile, artes y noches de literatura. Incluye también viajes y un campaña para los menores de secundaria de Edward’s Middle School. “National Summer Learning Day, que se celebra el lunes, nos permite recordarle a los padres de familia lo importante que es la participación de sus hijos en este tipo de programas para que no olviden lo que aprendieron durante el año escolar”, enfatizó Shulz. “A los niños les gusta mucho venir a participar, ya que ambientamos los salones como si hubieran salido a acampar y ellos mismos tienen la oportunidad de escoger los temas que desean aprender”, agregó. La experta sostiene que el programa de verano forma parte de Children and Youth Summer Matters, una iniciativa estatal y nacional que destaca la importancia de invertir en estas clases para que los niños de bajos recursos tengan acceso de calidad a la educación. “Este es el segundo año que mi hija Abigail forma parte del programa. Le gusta aprender y a mí me gusta que no se queda en casa sin hacer nada, pegada al televisor o el teléfono”, dijo Córdova sobre la experiencia en esta iniciativa. Noemí Garay, por su parte, lleva a un nieto y un sobrino, ambos de 12 años, porque considera que tiene un impacto positivo. “Las familias trabajan, no muchas tienen el tiempo para dedicarle a los niños un verano entero. Así que es bueno que los niños se mantengan ocupados en hacer actividades donde aprenden y se divierten”, aseguró. En el 2012, un estudio independiente de la campaña Summer Matters evaluó el desempeño académico de los estudiantes participantes, encontrando que al final de las sesiones habían mejorado en sus habilidades de vocabulario. Asimismo, los jóvenes que estaban aprendiendo inglés mostraron un léxico florido y más facilidad para comunicarse. En general, de acuerdo a ese reporte, todos los estudiantes mejoraron sus habilidades sociales y experimentaron mejores relaciones entre sus compañeros durante el año escolar.
Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group

Te puede interesar...

Auguran tráfico muy pesado por los días feriados

Familias de bajos recursos reciben pavos

Cuidado con los juguetes que le comprarás a tus hijos

Nuevas licencias y tarjetas de identificación para californianos

Comentarios