web analytics
NOTICIAS LOCALES
Licencias de manejo AB60 cambia la vida de inmigrantes

Cuando el 2 de enero 2015 entró en vigor la ley AB60 que autorizó las licencias de manejo para los inmigrantes indocumentados en California, Francisco Serrano no se atrevió a ir a solicitar el documento por miedo a la migra. Mientras miles inundaban las oficinas del Departamento de Vehículos Motorizados (DMV) haciendo filas enormes, él se abstuvo. “Fue como hasta los siete, ocho meses que me animé. La gente me decía ‘no vayas, te va agarrar Migración. Te van a deportar’. Tenía miedo de sacarla, pero si uno no debe nada, ¿pues por qué no? Y si uno debe una multa, pues a pagar y a sacar la licencia”, dice. Así fue como Serrano se armó de valor, se fue al DMV. Aprobó los exámenes a la primera y le dieron su licencia de manejo AB60 el 7 de abril de 2015.

A Francisco Serrano, coordinador de la Liga de Fútbol Infantil Anáhuac poder sacar una licencia de conducir bajo la ley AB60 le trajo muchos beneficios. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
“Fue como si hubiera agarrado una green card, (tarjeta de residencia permanente). Se siente muy bien manejar sin ninguna presión de que nos quiten el carro y no tener que pagar para recuperarlo”, confía.
Son muchos los beneficios que las licencias de manejo AB60 han traído a los inmigrantes. Al hacer un recuento de lo que ha sido contar con una licencia, este inmigrante de León, Guanajuato, México asegura que le abrió varias puertas: “primero me dio la seguridad de andar manejando sin miedo a que la policía me detuviera y agarrara sin licencia; y segundo, pude comprarme un carro nuevo a mi nombre“.
Otra ganancia fue obtener un seguro de auto más accesible. “Mi esposa me ponía en su póliza de seguro, pero como no tenía licencia, me salía más caro”, dice. Cuenta que antes de la licencia AB60, evitaba manejar lo más que podia, que era un problema porque trabaja como coordinador de la liga de fútbol infantil Anáhuac, y muchas veces tenía que transportar a niños y padres de familia en su vehículo.
Francisco Serrano juega con su sobrino Brian Coronado de 14 en un campo de futbol. Contar con una licencia de manejo le abrió muchas puertas a este inmigrante mexicano. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
“Iba con el Jesús en la boca. Ahora trabajo más libre y hasta puedo rentar un carro sin problema alguno”, remarca.
Serrano manejó alrededor de 18 años sin una licencia de manejo. “Fueron años muy estresantes porque tener un carro en Los Ángeles es una necesidad. Para mí es un instrumento de trabajo. Andar en bus es un problema”, indica. Manejar sin licencia le costó que la policía le quitara cuatro vehículos. “Luego había que pagar por la multa, por la grúa y para recuperarlos. El carro no lo podías sacar en un mes. Eso sin contar con que había que ir a la Corte y ver al juez. Fácil me gasté más de 10,000 dólares”, sostiene. Este inmigrante señala que las licencias de manejo AB60 han sido un beneficio para toda la comunidad. Y entre la Liga de Fútbol Anáhuac y el Consejo de Federaciones Mexicanas (COFEM) llevaron a cabo una campaña entre más de 2,000 padres de familia para  motivarlos a que sacaran su licencia AB60. “Muchos, como yo, tenían miedo porque debían tickets de tráfico. No sabían que al pagar podían sacar su licencia. Nosotros les recomendamos a quienes todavía no lo han hecho que no busquen pretextos y vayan por su licencia de manejo. Van a andar mejor con su familia”, comenta.
Carolina Morán Lopez ya puede transportar a sus hijos con toda confianza gracias a su licencia de manejo AB60. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)

Más seguros

Después de manejar 13 años sin una licencia, a Carolina Morán la vida le cambió mucho cuando por fin pudo tener este documento gracias a la ley AB60.  “Antes de la licencia, me habían dado dostickets que me salieron como 1,000 dólares”, afirma.
En mayo de 2015, cinco meses después de que entró en vigor la ley AB60, ya tenía su licencia. “El principal beneficio es que ya no manejo con miedo. Me siento más confiada. Mis hijos están más seguros. Puedo ir por ellos a la escuela. No tengo que esperar que alguien me haga el favor de llevarme al hospital o al doctor. Antes, hacer algo me llevaba todo el día por andar en camiones. Con la licencia de conducir, puedo hacer muchas cosas al mismo tiempo”, dice. Morábn se gana la vida en la limpieza de casas y oficinas, como niñera o haciendo encuestas. “Estoy muy contenta. Ese miedo espantoso de que me fueran a detener y quitar el carro se acabó. Mi hijo corre en maratones. Y lo he podido llevar hasta Pomona a competir. Antes, sin licencia, no se podía”, asegura. A la gente que aún tiene miedo de sacar su licencia, les recomienda que si tienen algún asunto legal pendiente, consulten a un abogado. “Pidan su récord, y vean a un abogado, sale mucho mejor tener licencia. Son muchos beneficios, sobre todo mucha paz mental”, indica.
A Carolina Morán Lopez, contar con una licencia de manejo le dio una gran seguridad tras el volante. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)

Casi un millón de licencias

Durante los tres primeros años, el DMV ha entregado alrededor de 970,000 licencias de manejo AB60. “Después de los primeros ocho meses de que la ley entró en vigor y que las solicitudes excedieron nuestras expectativas, la demanda se ha estabilizado, y en promedio expedimos 10,000 licencias por mes”, dice Armando Botello, director de comunicaciones con el DMV.
Y recuerda que a la AB60 se le dio el nombre de la Ley del Conductor Seguro y Responsable. “Todas las personas que han recibido la licencia se prepararon para tomar y pasar los exámenes requeridos, estudiando y aprendiendo las leyes viales de California. Esto los convirtió en conductores más seguros y responsables”, subraya. Sin embargo, uno de los desafíos continua siendo lograr que aprueben el examen escrito a la primera. “El 60% de quienes toman el examen en español la primera vez lo reprueban y el 40% lo pasa”, precisa. En estos tres años, el DMV logró que el proceso de segunda revisión al que se somete a aquellos solicitantes que no presentan los documentos necesarios o tuvieron licencias en el pasado, pasara de durar meses a días. Y a quienes deben multas de tránsito y no se animan a solicitar su licencia de manejo, les aconseja que se comuniquen con los tribunales. “Las leyes han cambiado mucho y se han establecido programas para ayudarlos a pagar las multas”, expone. Botello recuerda a los beneficiarios de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) que en caso de que lleguen a perder sus permisos, tomen en cuenta que las licencias de manejo AB60 seguirán estando disponibles para ellos.
Melecio García tiene seguro tanto para su auto como para su motocicleta. (Aurelia Ventura/La Opinión)

Doble beneficio

Melecio García, un trabajador de una planta procesadora en Baldwin Park, no solo obtuvo su licencia para conducir su automóvil sino que la AB60 también le permitió sacar una licencia para tripular su motocicleta. “El principal beneficio que he recibido es que ya no tengo miedo al manejar. Es más, hasta quiero pasar por los retenes para mostrarles orgulloso a los policías mi licencia AB60. Y para mi mala suerte cuando me ha tocado pasar por uno retén, el oficial me pide que siga de largo, sin mostrarle la licencia”, menciona riendo. García está feliz por estar a punto de cumplir tres años con una licencia de manejo. Lo que es más, el año pasado, por primera vez se pudo comprar un carro del año. “Y en julio me fui manejando tranquilamente a San Francisco a ver mi hija mayor que está en la Universidad Estatal de San Francisco. Definitivamente, la licencia de manejo me cambió la vida. Me dio más confianza”, dice este padre de familia de cuatro hijas nacidas en Estados Unidos. Fuente: La Opinion

Te puede interesar...

Perturbadores detalles sexuales de pareja de California que torturaba a sus 13 hijos

Estados Unidos suspende más de 30 leyes para construir el muro de Trump

Policía informa disminución de delitos violentos en LA

Reportan un tiroteo en una escuela secundaria de Texas

Comentarios