web analytics
NOTICIAS LOCALES
Los disparos que hirieron a cuatro estudiantes no eran intencionales

na niña de 12 años fue detenida por sospecha de disparar negligentemente un arma de fuego el jueves en la Escuela Secundaria Sal Castro, que dejó a cuatro estudiantes lesionados, dijeron las autoridades. La policía de Los Ángeles no cree que el tiroteo haya sido intencional, dijo el jueves el vocero Josh Rubenstein. "En este momento, la información sugiere que se trató de un incidente aislado, que involucró el disparo negligente de un arma de fuego, donde desafortunadamente resultaron heridos niños inocentes y un miembro del personal", dijo el LAPD en un comunicado. La niña fue llevada al Centro Juvenil Central del Condado de Los Ángeles. Los disparos estallaron en un salón de clases de una escuela en Westlake poco después de la campana de inicio de clases y causaron que numerosos estudiantes huyeran del área, según el oficial de policía de Los Ángeles, Drake Madison. Una pistola semiautomática fue recuperada de la escena. Al menos un estudiante que estaba en el aula le dijo a un periodista que creía que el tiroteo no fue intencional. "Alguien decidió traer un arma, supongo que alguien estaba jugando accidentalmente con ella", dijo Benjamín, un niño de séptimo grado de 12 años, cuyo tutor pidió que no se usara su apellido. "Pensaron que era una pistola falsa". Cuando las autoridades respondieron alrededor de las 8:55 a.m., encontraron a un niño de 15 años con una herida de bala en la cabeza, una niña de 15 años con un disparo en la muñeca y otras tres con heridas leves. El niño, que recibió un disparo en la cabeza, se encontraba en condición estable el jueves por la tarde y se esperaba que se recuperara por completo, según el Dr. Carl Chudnofsky, del Centro Médico L.A. County-USC. La niña, que recibió un disparo en la muñeca izquierda, también se encontraba estable. Otras tres personas, una mujer de 30 años, un niño de 11 años y una niña de 12, también sufrieron lesiones menores, incluidas dos por disparos, dijeron funcionarios de salud. En una conferencia de prensa afuera del hospital el jueves, el Dr. Aaron Strumwasser dijo que el chico de 15 años tuvo mucha suerte porque la herida de bala no causó daños graves. "Creo que saldrá bien", dijo Strumwasser. La sospechosa de disparar fue detenida y se recuperó un arma de fuego, dijeron las autoridades. Las imágenes de las noticias de helicópteros mostraban a dos oficiales llevando a una niña esposada con cabello largo, jeans y una sudadera a una patrulla que estaba esperando. Robert Arcos, subjefe del Departamento de Policía de Los Ángeles, dijo que era demasiado pronto para determinar un motivo del tiroteo. Los padres y los residentes cercanos ofrecieron puntos de vista mixtos sobre la seguridad del campus. Algunos dijeron que la intimidación era un problema en Sal Castro, mientras que otros dijeron que las pandillas en el vecindario son una gran preocupación. Una madre dijo que quería más seguridad en la escuela. Sabrina Colon, de 12 años, estaba en su clase de matemática de séptimo grado cuando escuchó un ruido sordo en la clase de al lado. "Me quedé callada y comenzamos a ver a los estudiantes correr", dijo. Los niños dijeron que un estudiante había recibido un disparo. El maestro de Sabrina corrió a ayudar. "Estaban diciendo, 'Ayuda, hay sangre por todas partes'", dijo Sean Contreras, otro estudiante en el aula de Sabrina. Por la misma hora, el teléfono celular de Ruth Sáenz zumbó con una serie de textos extraños de su hija.   "Mamá, tengo miedo", dijo el primero. Entonces: "Vi la sangre". Saenz le preguntó a su hija si alguien estaba llamando al 911. Luego llamó a la escuela, pero nadie respondió. Cuando vio las noticias en la televisión, dejó el trabajo para recoger a su hija. Alexandria Colon, la hermana de 13 años de Sabrina, estaba caminando a la oficina del consejero la mañana del jueves cuando la vio correr hacia ella. "¿Ya te enteraste?" le preguntó. Ella no lo hizo. "Estaba realmente asustado. No sabía lo que estaba pasando". Ella dijo que la escuela no tiene mayores problemas con el bullying o las pandillas, como Belmont High School al otro lado de la calle. "No creo que tenga que ver con el bullying ", dijo Sabrina. Sabrina dijo que a veces las autoridades verifican las mochilas o realizan inspecciones. "Lo hacen de vez en cuando", dijo. "Necesitan hacerlo más a menudo". Fue en algún momento después de las 9 a.m. cuando Rosario Hernández, de 41 años, recibió una llamada telefónica de su hijo de 16 años, Jimmy Romero, diciéndole que había ocurrido un tiroteo en la escuela de su hermano. Jimmy asiste a Belmont High School, que está al otro lado de la calle. Hernández dejó el trabajo y corrió al campus de la escuela. Le envió un mensaje de texto a su hijo de 14 años, Johnny Romero y le preguntó si estaba bien. Cuando finalmente respondió, le dijo que todavía estaban encerrados y que el tiroteo había ocurrido dentro de un aula de séptimo grado. "Disparó a una niña y a un niño", escribió. "Dios mío", respondió Hernández. "Pero por qué mijo". "No sé. Mamá, vete a casa, te lo diré cuando salgamos". Cerca de allí, Laura González esperó para obtener información de la policía y los funcionarios del distrito escolar. "Estoy preocupada. Queremos llevar a nuestros hijos a casa", dijo González. "No pensé que algo así sucedería aquí". González dijo que el área alrededor de la escuela puede ser peligrosa a veces. "Hay muchas pandillas alrededor de la escuela y las ves", dijo. "A veces los ves peleando". Laya Esteban se enteró de los disparos por una llamada que se envió a los padres, y llegó desde su casa a un kilómetro de distancia. Su hija de 11 años, estudiante de sexto grado, no tiene teléfono celular, pero las autoridades escolares dijeron que estaba a salvo, dijo Esteban.
Dos de sus hijos asistieron a Sal Castro y no experimentaron ningún tipo de violencia, por lo que siempre sintió que en la escuela estaban a salvo. "Ahora no lo sé", dijo. "Lo único que quiero ahora es tener a mi hija conmigo y decirle cuánto la amo". La escuela secundaria Castro está ubicada en un edificio al otro lado de la calle del campus principal de Belmont High School. El edificio de la escuela secundaria solía ser parte de Belmont High cuando la escuela secundaria tenía una inscripción más alta. Zipperman dijo en KNX-AM (1070) que la escuela participa en el plan de seguridad del distrito, que incluye búsquedas aleatorias de armas.   El Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles es el único distrito de su tamaño que requiere que todos los planteles de escuelas intermedias y secundarias lleven a cabo búsquedas aleatorias diarias de armas usando varillas detectoras de metales. Sin embargo, una auditoría interna del distrito de 20 escuelas lanzada en abril encontró inconsistencias en cómo se realizaron búsquedas al azar. Algunas escuelas no hicieron las búsquedas a diario, según la auditoría. Un 25 por ciento de las escuelas carecía de suficientes varillas detectoras de metales para buscar correctamente. El distrito comenzó las búsquedas al azar en 1993 después de que un joven de 16 años fuera asesinado a balazos en Fairfax High School. Un mes después, un estudiante murió a causa de un tiroteo en Reseda High School. El distrito comenzó a exigir las búsquedas diarias con varillas de detección de metales en 2011 después de que dos estudiantes resultaron heridos en un tiroteo en la escuela secundaria Gardena, dijeron funcionarios del distrito. En una presentación informal en enero de certificados de asistencia, el director Erick Mitchell dijo que su campus se estaba convirtiendo en un destino para familias que querían un entorno escolar más pequeño. El año pasado, Castro Middle tuvo una matrícula de 355 estudiantes. La inscripción es 92% latina, y la mayoría de los estudiantes provienen de familias de bajos ingresos. Mitchell agregó que la escuela ha logrado avances académicos porque más estudiantes están mejor preparados desde la escuela primaria y porque la escuela ha enfatizado metas a largo plazo como la universidad. Este enfoque también ha mejorado el comportamiento general de los estudiantes, dijo.
  Fuente: Hoy

Te puede interesar...

3 claves del golpe de Trump contra inmigrantes

Los Ángeles, por favor deja de consumir cocaína

Trump sería el presidente más “tonto” de la historia

Bomberos están cerca de controlar la mitad de incendio Holy en California

Comentarios