web analytics
NOTICIAS LOCALES
Trump llegará a territorio enemigo en California

Desde que el presidente Trump asumió el cargo, California ha sido el epicentro de la resistencia, sede de innumerables protestas, marchas, reuniones improvisadas en aeropuertos y, por supuesto, comentarios  varios en Facebook y Twitter.

Pero todo se ha hecho a distancia, porque Trump ha evitado California. Hasta ahora.
Trump pasará el martes y un poco el miércoles en el sur de California, visitando prototipos para el muro fronterizo que se ha comprometido a construir y asistiendo a una recaudación de fondos en Westside de Los Ángeles. Lo que no está claro es si su breve visita traerá grandes protestas. Algunos activistas anti Trump dijeron que intentan algún tipo de acción, pero hasta ahora no ha habido planes para una manifestación masiva como la marcha de las mujeres del año pasado o algunas de las manifestaciones de inmigración que obstruyeron las calles del centro de la ciudad de Nueva York. El subjefe de policía de Los Ángeles, Horace Frank, que supervisa el departamento de contraterrorismo y operaciones especiales, dijo que aunque no se prevén protestas en forma de marchas, las autoridades esperan ver a opositores y simpatizantes en grandes números durante la visita presidencial. "Estamos preparados para cualquier cosa", dijo. Al menos una protesta se planea en el área de Beverly Hills entre las 4 y 8 p.m el martes por un grupo que ha llamado a los opositores a través de Facebook: Trump Not Welcome en LA. Más de 1,000 personas han indicado que asistirán. LAPD se está preparando para muchas más protestas de diversos tamaños en el Westside. Las primeras visitas de Trump a Los Ángeles. mientras era candidato, provocaron numerosas manifestaciones. Algunas protestas también están planificadas para el área de San Diego. Ron Gochez, secretario del grupo político Unión del Barrio en Los Ángeles, organiza la protesta de Beverly Hills. El mismo grupo planea un mitin contra Trump el lunes por la tarde en San Diego, un día antes de que llegue a la región para inspeccionar los prototipos del muro fronterizo. Planea visitar Beverly Hills el mismo día, donde asistirá a una recaudación de fondos republicana. A partir del viernes por la tarde, dijo Gochez, más de mil personas seguían la página de Facebook de protesta de Beverly Hills, a pesar de que aún no estaba claro dónde se llevaría a cabo. "No puede poner un pie en este estado y no esperar una respuesta organizada para repudiarlo", dijo Gochez. "Tenemos dignidad y solo podemos demostrar eso denunciando a Trump y luchando por liberarse del miedo. No nos quedaremos de brazos cruzados mientras deportan o a los musulmanes o a atacan los derechos de las mujeres". California y Trump han tenido grandes divergencias desde que asumió el cargo, chocando con el tema de la inmigración, el cambio climático y otros problemas. El Departamento de Justicia demando a California la semana pasda por las leyes estatales destinadas a proporcionar refugio a quienes están aquí ilegalmente. Trump y otros miembros de su administración criticaron duramente a la alcaldesa de Oakland después de que emitió una advertencia pública de que los agentes de inmigración estaban a punto de realizar redadas en todo el Área de la Bahía. Esta no es la primera vez que un estado se opone tan vehementemente a un presidente en funciones, dijo Louis DeSipio, profesor de ciencias políticas en UC Irvine. Por ejemplo, un grupo de estados del sur desafiaron al gobierno federal a fines de la década de 1950 y principios de la de 1960, cuando el gobierno buscó eliminar la segregación de las escuelas. California se destaca por que "nunca un estado tan grande y económica y políticamente, tan importante para la nación y el mundo, se ha opuesto tan abiertamente a un presidente en funciones en una serie de políticas, incluida la inmigración", dijo DeSipio. Trump ha tardado más en visitar California que cualquier otro presidente desde Franklin D. Roosevelt. Eso es probable porque sigue siendo muy impopular aquí, dijo Caroline Heldman, politóloga de Occidental College. "Podría visitar otros estados para promover su muro fronterizo, pero vendrá a California, el corazón del movimiento de resistencia contra su presidencia, para provocar una pelea y tirar un poco de carne roja a su base", dijo. Por supuesto, Trump tiene sus seguidores en el Golden State. Y algunos grupos planean apoyarlo en un mitin el martes por la mañana cerca de los prototipos de la valla fronteriza en San Diego. Robin Hvidston, directora ejecutiva de We the People Rising, una organización con sede en Claremont contra la inmigración indocumentada, dijo que ella estará allí. Y aseguro que ella se siente alentada por la visita. "Siempre señalo el hecho de que más de 4½ millones de californianos votaron por Trump", dijo. Hvidston dijo que la visita de Trump demuestra que habla en serio sobre la frontera. Craig Griffin, un residente de Paramount de 71 años, dijo que apoya la ley de inmigración del presidente, pero que no tiene previsto asistir a ningún mitin. Espera que cualquier protesta contra Trump sea pacífica. "Creo que ha estado muy bien", dijo. "Ha estado sacudiendo las cosas". La vecina de Griffin, Teresa Ramirez, piensa diferente. "No quiero que venga aquí", dijo. "¿A que viene aquí? ¿Para qué? ¿Para repetir lo que le ha estado diciendo a todos en el país? ... Siento que quiere venir a escupir sus palabras tóxicas". Ramírez, una inmigrante mexicana que es ciudadana naturalizada de Estados Unidos, no ha decidido si se unirá a los manifestantes. Marya Ayloush, una joven de 22 años cuyo padre es musulmán sirio y cuya madre mexicana se convirtió al Islam, se unió a miles de manifestantes que se reunieron en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles el año pasado para condenar las restricciones de viaje de Trump en países predominantemente musulmanes. En esa ocasión ella llevaba un letrero que decía: "Soy mexicana, árabe, musulmán, mujer, Trump's Boogey Man".
Esta vez, sin embargo, ella no participara en ninguna protesta. Ayloush, un estudiante de UCLA que se especializa en estudios chicanos, tiene un examen final esta semana y no podrá salir a protestar. Aun así, dijo, ella apoya a aquellos que lo harán y dijo que está horrorizada por la visita de Trump. "Es una bofetada. Viene a nuestro estado, no para mediar o para tratar de mantener un diálogo, sino para incitar una pelea", dijo.  
Fuente: Hoy

Te puede interesar...

Costa Rica sufre dramática eliminación con dos goles de Brasil

Madre guatemalteca demandó a Trump por separarla de su hijo

Melania Trump: ‘Realmente no me importa, ¿a ti?’

El rechazo de Los Tigres del Norte a AMLO

Comentarios